5 Apuntes para enseñar a leer a un niños

La información que comparto a continuación es información general que es beneficiosa para niños de todas las edades, tanto si su hijo está preparado para leer como si no. No ponga en práctica todas estas estrategias a la vez, ni espere que su hijo sea capaz de hacerlo todo de inmediato. Aprender a leer es un proceso y la información que se ofrece a continuación es simplemente para que la ponga en práctica cuando considere que su hijo está preparado.

Por favor, reconozca también que aunque las sugerencias que aparecen a continuación están etiquetadas como “pasos”, no están necesariamente en orden consecutivo, ni están en orden de importancia. El sitio web lectulandia nos envía una guía para ayudarle a ver cómo encaja cada uno de los componentes de la lectura.

Cómo enseñar a los niños a leer

1. LEA EN VOZ ALTA A SU HIJO

Enseñar a su hijo a leer es realmente un proceso que comienza en la infancia. No, ciertamente NO estoy abogando por programas que pretenden enseñar a su bebé a leer usando tarjetas de memoria. Lo que SÍ le animo a hacer es a empezar a leer con su recién nacido a los pocos días de darle la bienvenida a casa.

El tiempo de lectura continuado no sólo crea un vínculo especial entre los dos, sino que le inculca el amor por los libros. Disfrutar de la lectura es uno de los mayores factores de predicción del éxito en la lectura de los niños en edad escolar. Si los niños no aprenden a disfrutar de la lectura desde una edad temprana, lo más probable es que esto dificulte su capacidad en el futuro.

2. Haga preguntas

Hacer preguntas mientras le lees a tu hijo no sólo es genial para animarle a interactuar con el libro, sino que también es muy eficaz para desarrollar su capacidad de comprensión de lo que está leyendo. Si nuestro principal objetivo al “leer” es conseguir que nuestro hijo “pronuncie” las palabras, hemos perdido el tren por completo. Incluso los niños que pueden decodificar palabras y “leer” con gran fluidez pueden no ser capaces de comprender lo que están leyendo. Si un niño no puede comprender lo que lee, no tiene sentido leer.

3. Sea un buen ejemplo de lectura

Aunque a su hijo le fascinen los libros desde una edad temprana, su fascinación disminuirá rápidamente si no ve el ejemplo de la lectura en su casa. Si usted no es un ávido lector, haga un esfuerzo consciente para que sus hijos le vean leer al menos unos minutos cada día.

Lea una revista, un libro de cocina, una novela, su Biblia, pero demuestre a su hijo que la lectura es algo que incluso los adultos necesitan hacer. Si tienes un hijo, comparte este artículo con tu marido. Los hijos necesitan ver a sus padres leer, sobre todo porque no es algo a lo que los jóvenes energéticos sean propensos por naturaleza.

4. Identificar las letras en lugares naturales

Antes de que nuestros hijos nacieran, pintamos y colgamos grandes letras de madera que deletreaban su nombre encima de las cunas como acento decorativo en sus habitaciones. ¡Nunca habría imaginado que esas letras de madera tendrían un incentivo de aprendizaje tan grande para el Hermano Mayor! Hacia los 2,5 años, empezó a preguntar qué letras había encima de su nombre.

Sinceramente, así es como aprendió a deletrear su nombre… y también puede deletrear el nombre de su hermano porque también se ha interesado por sus letras. En términos técnicos, esto se llama “impresión ambiental” e incluye toda la impresión de la que estamos rodeados: carteles de comida rápida, etiquetas, señales de tráfico, ropa, revistas, etc.

5. Incorporar múltiples dominios de desarrollo

Los niños aprenden mejor cuando se incluyen múltiples sentidos o áreas de desarrollo. Por eso el aprendizaje práctico produce una retención más larga y una aplicación más significativa. Una vez que su hijo haya mostrado interés por las letras y usted haya empezado a utilizar entornos naturales para identificarlas, empiece a realizar actividades que incorporen tantos sentidos como sea posible. Tenga en cuenta que aprender los nombres de las letras no es tan importante como aprender sus sonidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *